Lifting Facial o Ritidectomía

¿Qué es el Lifting facial?

La Ritidectomía facial, más comúnmente llamada “Lifting facial”, es un procedimiento quirúrgico que tiene como objetivo proporcionar un aspecto más joven y mejorar el semblante del rostro, respetando la naturalidad y las facciones del paciente.

 

A partir de la cuarta década de la vida comienzan a evidenciarse en el rostro aspectos de origen propios de la edad, de acuerdo a la genética de cada uno, asociados a factores externos, cuidados de la piel, exposición solar, tabaco, etc. Estos cambios producen un aspecto de cansado, de más edad de la que se tiene o “cara caída”.  Estos detalles se notan en la porción superior de la cara, arrugas frontales y en las “patas de gallo”, alrededor de los ojos. En la parte media se pueden observar caída o descenso de los pómulos, con aumento del surco naso geniano (alrededor de la boca). En la zona inferior del rostro se perciben flacidez y acumulo adiposo a nivel del margen mandibular y el cuello.

 

El objetivo del “Lifting” es elevar y tensar no solo la piel de la cara y el cuello sino también la musculatura descendida (caída) a la vez que se redistribuye el componente adiposo, eliminando el exceso y colocarlo donde esté en menor cantidad. Con todo esto se suaviza y se define el contorno facial en todas sus estructuras.

¿Cómo es la cirugía?

La técnica quirúrgica consiste en realizar las incisiones en lugares donde las cicatrices futuras sean casi imperceptibles, para ello se las localiza en las zonas pilosas del cuero cabelludo, pre-auriculares (siguiendo los bordes naturales por delante de la oreja) y retro-auriculares (por detrás de la oreja), la extensión de las mismas dependerá de las diferentes zonas a tratar.

Es importante que las personas que deseen hacerse esta cirugía sean saludables y tengan óptimas condiciones clínicas. Si usted fuma, es importante dejar de fumar al menos una o dos semanas antes y posteriores a la cirugía. Fumar inhibe el flujo de sangre a la piel y puede interferir con la vitalidad de los tejidos y la cicatrización de heridas.

El tipo de anestesia  que utilizamos es local asistida con sedación (de nuestra preferencia ya que la convierte en una cirugía ambulatoria y  de bajo riesgo). También puede usarse anestesia  general.

La duración de la cirugía dependerá de la indicación de cada caso y si se combinan con otros procedimientos faciales (por lo general de 2 a 4 horas).

Al final de la cirugía  se colocan vendajes alrededor del rostro y en algunos casos se deja un drenaje  cada lado, los cuales son retirados entre 24 o 48 hs.

¿Cómo es la recuperación post-operatoria?

En el post-operatorio inmediato se indican analgésicos y antibióticos correspondientes a cada caso.

El período de recuperación varía de 7 a 15 días. Es muy importante resaltar que el aspecto que presentan los pacientes los primeros días de post-operatorio con  inflamación, moretones, asimetrías, etc. no serán los mismos que lo que obtendrán como resultado final.

El retorno a la actividad habitual será gradual y por lo general esta se completará a los 30 días.

Este procedimiento no detiene el paso del tiempo, por lo que los tejidos continuaran con los cambios biológicos, pero los pacientes siempre lucirán mejor que si no lo hubiesen realizado.

Santa Fé 148 - 1°A
San Miguel de Tucumán
Tel: 0381-4306101/4222038
  • Logo MAIL
  • Logo FB
  • Instagram - Gris Círculo